Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Tropezadero de la Iniquidad

Septiembre 02 de 2018

Llevando La Muerte de Cristo

Septiembre 01 de 2018

Himno Extremo

Agosto 31 de 2018

Los que Sembraron con Lágrimas.

Agosto 10 de 2018  

Más Como Cristo.

Julio 31 de 2018

Apacienta mis ovejas PDF Imprimir E-mail

 

(E-Book) Todo creyente y servidor debe recordar que sigue siendo una oveja delante del Buen Pastor.

 

 

 

Prefacio


Como lo sugiere el título de este libro, es un mensaje especial para aquellos a quienes Dios ha llamado con el fin de que ministren a las “ovejas de Su rebaño.” Pero, también quisiéramos animar a las ovejas para que lo lean, porque ellas necesitan saber las cosas que allí están escritas. Además, como veremos más adelante, no existe ninguna diferencia entre un pastor y una oveja en lo referente a su carácter. Porque los verdaderos pastores de Dios fueron ovejas antes de que se convirtieran en
pastores; y continúan siendo ovejas DESPUES de que se han convertido en pastores.
Al aceptar este principio, las barreras que habían sido levantadas para separar a las ovejas de los pastores se derriban, y tanto las ovejas como los pastores hacen parte del mismo rebaño del Mayoral. Pues, la diferencia entre ellos es simplemente la de su “llamamiento” o vocación en el cuerpo de Cristo. Por carácter y por naturaleza, las ovejas y los pastores son idénticos.

En este escrito no pretendemos explorar en detalle las zonas de la verdad relacionadas con el apacentamiento del rebaño de Dios, sino más bien, traer a la superficie ciertos aspectos de la verdad que con frecuencia se menosprecian, pero, que son absolutamente vitales para los integrantes del pueblo de Dios deseosos de llegar a ser súbditos obedientes y fieles del Reino de Dios. Porque Dios está preparando verdaderamente para Sí Mismo un pueblo que viva en completa unión con El: un pueblo que sólo diga Sus Palabras y que sólo transite Sus caminos. Si fracasamos en esto, no lograremos cumplir los deseos de Dios para Su pueblo...sin importar cuán grande sea nuestra vocación o cuán poderoso sean el don o el mensaje que podamos ministrar. Tampoco, debemos retroceder ante la magnitud de Su llamamiento... porque El puede producir y realizar en nosotros cualquier deseo de Su corazón, mientras confiemos en El y abracemos la Verdad que El ha sembrado en nuestros corazones.

– George H. Warnock

 

DESCARGAR E-BOOK COMPLETO EN PDF