Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Estas Cosas Hace Dios

Octubre 29 de 2017

Yo,Yo,Yo.

Octubre 27 de 2017

Un Corazón Contrito y Humillado

Octubre 25 de 2017  

Apartate de Ellos PDF Imprimir E-mail

Julio 22 de 2015

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:8.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:107%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;}

APARTATE DE ELLOS

Deu 13:1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te diere señal o milagro,

Deu 13:2 y acaeciere la señal o milagro que él te dijo, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles;

Deu 13:3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque el SEÑOR vuestro Dios os prueba, para saber si amáis al SEÑOR vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

Deu 13:4 En pos del SEÑOR vuestro Dios andaréis, y a él temeréis, y guardaréis sus mandamientos, y escucharéis su voz, y a él serviréis, y a él os allegaréis.

Deu 13:5 Y el tal profeta o soñador de sueños, morirá; por cuanto habló rebelión contra el SEÑOR vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto, y te rescató de casa de servidumbre, para echarte del camino por el que el SEÑOR tu Dios te mandó que anduvieses; y quitarás el mal de en medio de ti.

Hoy se han levantado gran cantidad de profetas, de soñadores de sueños, que dan señales y milagros; e incluso estos se cumplen; pero el asunto, el fin de todo ello, es invitarte a ir en pos de dioses ajenos y de servirles.

Encontramos por todas partes estos soñadores de sueños que andan diciendo al pueblo que vaya a servir al dios mamón, al dios dinero; pues estos hombres están cargados de avaricia.

El mandamiento del Señor es claro y enfático, nos dice: No darás oído al tal profeta y al tal soñador de sueños. ¿Por qué? Porque es una prueba para ver si de verdad amamos al Señor con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma.

Es decir, que si en verdad amamos al Señor con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma, discerniremos lo que viene de Él, y lo que no; entonces no andaremos en pos de dioses ajenos, de dioses que hagan lo que nosotros queremos, que nos den las cosas del mundo, no andaremos en pos de servir al dios dinero, al cual estos soñadores invitan a adorar.

Notemos que sus señales se cumplen, y que daría para pensar que entonces la cosa viene del Señor; pero no, la escritura nos advierte enfáticamente que si el fin es invitarnos a servir a otros dioses; el asunto no proviene de nuestro Rey. ¿De quién proviene entonces? Pues del mismo diablo que se disfraza de ángel de luz.

2Co 11:13 Porque estos falsos apóstoles, son obreros fraudulentos, transfigurándose en apóstoles de Cristo.

2Co 11:14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz.

2Co 11:15 Así que, no es mucho si sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Se nos muestra además cual será el fin de estos obreros fraudulentos que tienen la piedad como fuente de ganancia: será conforme a sus obras.

Recordemos también que ya está obrando el misterio de iniquidad y que los siervos de Satanás obran con gran poder, señales y milagros mentirosos; y esto en los que perecen, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

Entonces el Señor envía operación de error para que crean a la mentira, ya que no creyeron a la verdad, sino que por el contrario consintieron a la iniquidad. Ver 2 Tesalonicenses.

Pero agrega ese pasaje que hay un pueblo que ha sido escogido por primicias de salvación, por la santificación del Espíritu y por la fe en la verdad; al cual llamó por el Evangelio para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesús el Cristo.

Desde luego ese pueblo, no da oídos a las palabras de estos falsos profetas que andan en pos de dioses ajenos, amando al mundo.

La invitación del Señor es de andar en pos de Él, de temerle, de guardar sus mandamientos, de escuchar Su voz, de servirle y allegarse a Él.

Sus ovejas conocen Su voz y no seguirán al extraño, no andarán pues en pos ídolos o dioses falsos.

¿Qué ha decretado el Señor para estos falsos profetas y soñadores de sueños?

Deu 13:5 Y el tal profeta o soñador de sueños, morirá; por cuanto habló rebelión contra el SEÑOR vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto, y te rescató de casa de servidumbre, para echarte del camino por el que el SEÑOR tu Dios te mandó que anduvieses; y quitarás el mal de en medio de ti.

Notemos una vez más que el fin de las palabras de estos obreros fraudulentos es echar al pueblo del camino del Señor; son palabras de rebelión contra nuestro Dios que nos rescató de servidumbre, comprándonos para sí con Su preciosa sangre.

Echemos ahora una mirada a otro pasaje del Nuevo Testamento que nos habla del mismo tema:

1Ti 6:6 Pero gran ganancia es la piedad con contentamiento.

1Ti 6:7 Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.

1Ti 6:8 Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, estemos contentos con esto.

1Ti 6:9 Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y en lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.

1Ti 6:10 Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males; lo cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

La pregunta es: ¿Estamos contentos con sustento y abrigo, o queremos enriquecernos?

Se nos advierte claramente lo que pasará si deseamos y buscamos riquezas: Destrucción y perdición.

Veamos que muchos, no pocos, se han apartado del camino de la fe y serán traspasados por muchos dolores, y la causa es el amor al dinero.

1Ti 6:11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la tolerancia, la mansedumbre.

1Ti 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual así mismo eres llamado, habiendo hecho buena profesión delante de muchos testigos.

La escritura nos invita a huir de la fornicación y de los ídolos (el amor al mundo y al dinero es idolatría); a seguir la justicia, a pelear la batalla de la fe y a echar mano de la vida eterna, a la cual hemos sido llamados.

Veamos también que el asunto de la fe es una batalla que se nos invita a pelear, y esta como el oro es purificada con fuego, para que sea hallada en alabanza, gloria y honra, y alcance su fin, que es la salvación de nuestras almas.

Lo otro es: ¿A qué estamos echando mano, a la vida eterna, que es la vida de Cristo, o a las cosas materiales?

Leía esta mañana un estudio sobre el libro de Deuteronomio del autor C.H.M. Mackintosh, y quisiera compartirles un pequeño texto bastante apropiado para la ocasión:

¡Podemos gastar sumas para nuestras necesidades, quizá en cosas superfluas; pero cuando se exponen ante nosotros los derechos de la obra del Señor, de sus pobres, de su casa en general! ¡Qué mezquina suele ser la respuesta!

¡Cuánto pueblo del Señor queriendo vivir en lujos y vanidades! ¡Verdaderamente que miseria y que mezquindad! Cuando se nos invita a usar las riquezas de maldad para ser recibidos en las moradas eternas, para hacer tesoros en el cielo.

Padre celestial:

Llévanos a ser uno contigo, a que te amemos de todo nuestro corazón y de toda nuestra alma, de tal manera que andemos en pos de ti, de que vivamos para ti, para hacer tu voluntad, y no más nuestro parecer.

Que andemos en pos de ti, y no de dioses ajenos. Examínanos y muéstranos lo que anda mal, lo que no te agrada, separa lo precioso de lo vil, has manifiesta la intención de nuestros corazones y guíanos a un verdadero arrepentimiento y conversión.