Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Somos Hechura Suya

Octubre 4 de 2017  

Dirigido por el Espíritu

Septiembre 23 de 2017

Advertencia Profética Solemne

Esta profecía fue dada al Cuerpo de Cristo a través del anciano hombre de Dios Stanley Frodsham en el Instituto Bíblico Elim en New York (Estados Unidos) en el año 1965. Confirmada por las Escrituras y por los mensajes en el Espíritu de otros hombres de Dios contemporáneos a él.

Canaán Tierra de Fructificación

Septiembre 17 de 2017  

La Ley del Espíritu de Vida

Septiembre 13 de 2016

Su Manifestación PDF Imprimir E-mail

Enero 28 de 2016

 

 

 

 

SU MANIFESTACIÓN

Rom 8:18 Porque tengo por cierto que lo que en este tiempo se padece, no es de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.

Rom 8:19 Porque la esperanza solícita de las criaturas espera la manifestación de los hijos de Dios.

Rom 8:20 Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de su voluntad, sino por causa del que las sujetó,

Rom 8:21 con esperanza que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Rom 8:22 Porque ya sabemos que todas las criaturas gimen (a una), y (a una) están de parto hasta ahora.

La Escritura nos habla en varios pasajes acerca de la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo. En el texto anterior nos muestra como toda la creación que se encuentra en servidumbre de corrupción gime, y aun, está de parto con la esperanza de la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

El deseo y plan glorioso de nuestro Padre celestial es restaurar todas las cosas. Él pronto pondrá orden a todo este caos que el hombre ha creado al no tenerlo en cuenta a Él, al haber determinado seguir sus propios caminos y obras; el Señor pronto establecerá Su Reino en la tierra por siempre, Reino de Justicia y Paz, donde ya no habrá más tristeza ni dolor.

También nos muestra la Escritura, la manera en que el Señor obrará en Su pueblo para manifestarse en él y a través de él.

Notemos como en el primer versículo del pasaje anterior, se nos dice que lo que se padece en este tiempo, no es de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

De igual manera, en su carta, el apóstol Pedro, inspirado por el Santo Espíritu dice:

1Pe 4:12 Carísimos, no os maravilléis cuando seáis examinados por fuego, (lo cual se hace para vuestra prueba), como si alguna cosa peregrina os aconteciese;

1Pe 4:13 más antes en que sois participantes de las aflicciones de Cristo, gozaos, para que también en la revelación de su gloria os gocéis en triunfo.

Es claro que somos examinados, probados por fuego; y que tomando parte en las aflicciones del Cristo es como también nos gozaremos y participaremos en la revelación o manifestación de Su gloria. Sin cruz, no hay gloria; el grano de trigo que no cae en tierra y muere, no puede llevar fruto.

Miremos otro precioso pasaje acerca de Su venida y Su manifestación:

Mal 3:1 He aquí, yo envío mi Mensajero, el cual barrerá el camino delante de mí; y luego vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, dijo el SEÑOR de los ejércitos.

Mal 3:2 ¿Y quién podrá sufrir el tiempo de su venida? O ¿quién podrá estar cuando él se mostrará? Porque él será como fuego purificador, y como jabón de lavadores.

Mal 3:3 Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata; y ofrecerán al SEÑOR Presente con justicia.

Antes de Su venida a Su Templo, el cual somos cada miembro de Su cuerpo, redimidos por Su preciosa sangre, el Señor ha enviado a Su Espíritu para preparar su regreso, para barrer el camino, para limpiar, sanar y santificar.

En seguida se nos declara como será Su venida, y como Él se mostrará o manifestará: Como fuego purificador y como jabón de lavadores; sentándose a afinar Su pueblo como se afina el oro.

Entonces y no antes de ser afinados por fuego es que Su pueblo ofrecerá presente con justicia; pues lo ofrecido no serán más obras muertas, obras de la carne, o una mezcla contaminada con levadura; pues el fuego habrá consumido toda la impureza, y habrá quemado toda atadura para llevarnos a libertad gloriosa.

También nos muestra la escritura como el Señor se manifestará en medio de la debilidad y la esterilidad nuestra, al llevarnos con sus tratos, al fin de todo recurso propio, para enseñarnos a confiar en Él de todo corazón y a conocerle como debe ser conocido.

2Co 12:9 y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.

2Co 12:10 Por lo cual me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy poderoso.

Si verdaderamente anhelamos Su manifestación, seremos llevados a completa esterilidad y debilidad.

Recordemos la oración de Ana en el primer libro de Samuel:

1Sa 2:1 Y Ana oró y dijo: Mi corazón se regocija en el SEÑOR, mi cuerno es ensalzado en el SEÑOR; mi boca se ensanchó sobre mis enemigos, por cuanto me alegré en tu salud.

1Sa 2:2 No hay santo como el SEÑOR; porque no hay ninguno fuera de ti; y no hay Fuerte como el Dios nuestro.

1Sa 2:3 No multipliquéis hablando grandezas, altanerías; cesen las palabras arrogantes de vuestra boca, porque el Dios de todo saber es el SEÑOR, y las obras magníficas a él le son prestas.

1Sa 2:4 Los arcos de los fuertes fueron quebrados, y los flacos se ciñeron de fortaleza.

1Sa 2:5 Los saciados se alquilaron por pan, y cesaron los hambrientos; hasta dar a luz siete la estéril, y la que tenía muchos hijos enfermó.

Es la estéril la que dará a luz siete, el número que nos habla de la perfección, de estar completo; es la que ha sido llevada a la total imposibilidad de dar a luz, de engendrar vida, donde el Señor cumplirá Su promesa de dar a luz al Hijo Amado.

Es en el que ha sido despojado de toda fuerza y de todo vigor, de toda arrogancia y soberbia, donde el Señor se manifestará.

Es en la tierra seca donde brotarán las corrientes de Agua de Vida.

Isa 35:1 Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará, y florecerá como lirio.

Isa 35:2 Florecerá profusamente, y también alabará y cantará con júbilo; la honra del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria del SEÑOR, la hermosura del Dios nuestro.

Bendito nuestro Rey por los siglos, bendita Su sabiduría y Su misericordia. Son el desierto y la soledad los que se gozarán y verán la gloria del Señor.

Recordemos que en el desierto no existe ninguna posibilidad humana de sustento, somos llevados a depender totalmente del Señor y a vivir día a día.

Isa 35:3 Confortad las manos cansadas, esforzad las rodillas que titubean.

Isa 35:4 Decid a los medrosos de corazón: Confortaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con venganza, con pago, el mismo Dios vendrá, y os salvará.

¿De qué manera es que serán confortadas las manos cansadas y esforzadas las rodillas que titubean, pues han sido testigos de que para ellos es imposible el agradar al Señor en sus propios esfuerzos?

Pues conociendo que es el mismo Señor que vendrá y nos salvará; que no son nuestras obras muertas, ni el cumplir con una serie de ritos, mandamientos y doctrinas de hombre. Es Su GRACIA.

¿Y qué su sucederá entonces, cuándo se les haya dicho a los débiles, a los estériles que no es su esfuerzo, que es en el desierto y en la soledad, que es en su necesidad donde el Señor los salvará y se manifestará?

Isa 35:6 Entonces el cojo saltará como un ciervo; y alabará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y arroyos en la soledad.

Isa 35:7 El lugar seco será tornado en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la habitación de dragones, en su cama, será lugar de cañas y de juncos.

Isa 35:8 Y habrá allí camino y calzada, y se llamará Camino de Santidad; no pasará por él hombre inmundo; y habrá para ellos en él quien los acompañe, de tal manera que los insensatos no yerren.

Isa 35:9 No habrá allí león, ni bestia fiera subirá por él, ni allí se hallará; para que puedan caminar los redimidos.

Isa 35:10 Y los redimidos del SEÑOR volverán, y vendrán a Sion con cánticos; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y retendrán el gozo, y la alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

No hay palabras para expresar las maravillas y la grandeza de nuestro Dios y Señor Jesucristo.

La tan conocida alabanza del cojo saltará y la lengua del mudo alabará, es un resultado de que se nos diga que es en el desierto y en la soledad donde Su gloria se manifestará, pero desde luego esto no puede ser solo teoría, debe ser hecho vida y carne en nosotros, ¿y cómo? Pues siendo llevados a total debilidad y esterilidad, a completa dependencia del Señor, a ser despojados de toda fuerza, para entonces a aprender a esperar en Él.

Isa 40:28 ¿No has sabido? ¿No has oído que el Dios del siglo es el SEÑOR, el cual creó los términos de la tierra? No se trabaja, ni se fatiga con cansancio; y su entendimiento no hay quien lo alcance.

Isa 40:29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Isa 40:30 Los jóvenes se fatigan, y se cansan; los niños flaquean y caen;

Isa 40:31 pero los que esperan al SEÑOR tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas, como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Solo en el Señor hay fuerza, Él es nuestra fortaleza, y da esfuerzo a aquel que ha sido despojado de todas sus fuerzas, y estos serán los que serán llevados a las alturas, los que tendrán pies de ciervas.

Entonces para que participemos de Su manifestación, seremos llevados al lugar seco, al desierto y a la soledad, y allí encontraremos que la higuera no florece, que no hay frutos en la vid; pero aprenderemos y será formado en nosotros el verdadero tesoro de conocerle, de saber que estamos en Sus manos, que Él tiene el control y que todo es para hacernos bien, para llevarnos del ámbito de solo oírle al de verle y ser completamente transformados a Su imagen.

Entonces seremos llevados por Su GRACIA a gozarnos y a alabarle aun en lo profundo de la tempestad y de Sus tratos para salvarnos.

Hab 3:17 Porque la higuera no florecerá, ni en las vides habrá fruto; la obra de la oliva mentirá, y los labrados no darán mantenimiento; las ovejas serán taladas de la majada, y en los corrales no habrá vacas;

Hab 3:18 pero yo en el SEÑOR me alegraré, y en el Dios de mi salud me gozaré.

Hab 3:19 El Señor DIOS es mi fortaleza, el cual pondrá mis pies como de ciervas, y sobre mis alturas me hará andar victorioso en mis instrumentos de música.

Seremos llevados entonces a Sus alturas, a ser desatados de todo lo terrenal y temporal, de lo que no aprovecha; llevados a la libertad gloriosa de los hijos de Dios, a SU MANIFESTACIÓN.

Oremos:

Padre:

Gracias por tus tratos y por tu fuego purificador, por llevarnos a completa debilidad y esterilidad, a ser participantes de tus aflicciones, pues entonces, y es nuestra gloriosa esperanza, participaremos de la manifestación de tu gloria, y nos gozaremos en triunfo.

Bendito tu Nombre por siempre. Amén