Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Estas Cosas Hace Dios

Octubre 29 de 2017

Yo,Yo,Yo.

Octubre 27 de 2017

Un Corazón Contrito y Humillado

Octubre 25 de 2017  

Desencajar el Muslo- Peniel PDF Imprimir E-mail

08 Marzo de 2010

 

Un día el Señor vendrá a nosotros, nos tocará y desencajará

nuestro muslo; juzgará nuestra vida natural. Entonces nosotros nos volveremos

humildes y le seguiremos con temor y temblor; no seremos descuidados ni

haremos propuestas precipitadamente. Con cuánta facilidad hacemos

propuestas y actuamos sin haber orado. Cuán fácil nos es desarrollar una

confianza en nosotros mismos independiente de Dios. Dios tiene que tocar

nuestra vida natural de manera drástica; El tiene que quebrantarla y mostrarnos

que no podemos hacer nada por nosotros mismos. Cuando veamos esto,

quedaremos cojos. Estar cojo no significa que uno no puede caminar, sino que al

caminar, reconocemos nuestra debilidad e inutilidad. Este es un rasgo común de

todos los que conocen a Dios. Dios no conduce una persona a este punto a

menos que ella tenga la experiencia de Peniel. Todos los que todavía son

ingeniosos, seguros de sí mismos y fuertes no han experimentado el quebrantamiento de Espíritu Santo.

Jacob derramó muchas lágrimas y su fuerza

natural fue sojuzgada y llegó a Su fin. Esta es la clase de experiencia que nos

constituye el pueblo de Dios. Un día Dios lo iluminará y le mostrará cuán

malvado y sagaz es usted. Cuando Dios le muestre quién es usted, no se atreverá

a levantar el rostro; la luz de Dios le pondrá fin y lo conducirá a admitir que

usted está acabado; tampoco se atreverá a servir a Dios, pues sabrá que no es

apto para servirle. Desde ese momento, usted no volverá a confiar en sí mismo.

 

Esta es la disciplina del Espíritu Santo.