Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

La Mujer Extraña

Octubre 19 de 2017  

Somos Hechura Suya

Octubre 4 de 2017  

Dirigido por el Espíritu

Septiembre 23 de 2017

Advertencia Profética Solemne

Esta profecía fue dada al Cuerpo de Cristo a través del anciano hombre de Dios Stanley Frodsham en el Instituto Bíblico Elim en New York (Estados Unidos) en el año 1965. Confirmada por las Escrituras y por los mensajes en el Espíritu de otros hombres de Dios contemporáneos a él.

Canaán Tierra de Fructificación

Septiembre 17 de 2017  

Desencajar el Muslo- Peniel PDF Imprimir E-mail

08 Marzo de 2010

 

Un día el Señor vendrá a nosotros, nos tocará y desencajará

nuestro muslo; juzgará nuestra vida natural. Entonces nosotros nos volveremos

humildes y le seguiremos con temor y temblor; no seremos descuidados ni

haremos propuestas precipitadamente. Con cuánta facilidad hacemos

propuestas y actuamos sin haber orado. Cuán fácil nos es desarrollar una

confianza en nosotros mismos independiente de Dios. Dios tiene que tocar

nuestra vida natural de manera drástica; El tiene que quebrantarla y mostrarnos

que no podemos hacer nada por nosotros mismos. Cuando veamos esto,

quedaremos cojos. Estar cojo no significa que uno no puede caminar, sino que al

caminar, reconocemos nuestra debilidad e inutilidad. Este es un rasgo común de

todos los que conocen a Dios. Dios no conduce una persona a este punto a

menos que ella tenga la experiencia de Peniel. Todos los que todavía son

ingeniosos, seguros de sí mismos y fuertes no han experimentado el quebrantamiento de Espíritu Santo.

Jacob derramó muchas lágrimas y su fuerza

natural fue sojuzgada y llegó a Su fin. Esta es la clase de experiencia que nos

constituye el pueblo de Dios. Un día Dios lo iluminará y le mostrará cuán

malvado y sagaz es usted. Cuando Dios le muestre quién es usted, no se atreverá

a levantar el rostro; la luz de Dios le pondrá fin y lo conducirá a admitir que

usted está acabado; tampoco se atreverá a servir a Dios, pues sabrá que no es

apto para servirle. Desde ese momento, usted no volverá a confiar en sí mismo.

 

Esta es la disciplina del Espíritu Santo.