Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

La Mujer Extraña

Octubre 19 de 2017  

Somos Hechura Suya

Octubre 4 de 2017  

Dirigido por el Espíritu

Septiembre 23 de 2017

Advertencia Profética Solemne

Esta profecía fue dada al Cuerpo de Cristo a través del anciano hombre de Dios Stanley Frodsham en el Instituto Bíblico Elim en New York (Estados Unidos) en el año 1965. Confirmada por las Escrituras y por los mensajes en el Espíritu de otros hombres de Dios contemporáneos a él.

Canaán Tierra de Fructificación

Septiembre 17 de 2017  

La Llave de David PDF Imprimir E-mail

Julio 28 de 2017

 

LA LLAVE DE DAVID

Apo 3:7b : El Santo y Verdadero, que tiene la llave de David; que abre y ninguno cierra; que cierra y ninguno abre…

El deseo del Señor ha sido siempre por una habitación en el corazón humilde y contrito.

Isa 57:15  Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita en eternidad, y cuyo nombre es El Santo, que tengo por morada la altura y la santidad; y con el quebrantado y abatido de espíritu habito , para hacer vivir el espíritu de los abatidos, y para hacer vivir el corazón de los quebrantados.

Sal 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

El corazón contrito es un corazón quebrantado, estropeado, roto.

Los quebrantados, los abrumados, aquellos que están lesionados y estropeados – Oh, ¿cómo podemos imaginarnos al Alto y Sublime deseando tal corazón para Su propia habitación? Con excepción de cuando le vemos revelado en Jesús, aceptando bajar de los ámbitos de la gloria para vivir como un indigente entre los hombres: pobre y necesitado, rechazado, desamparado… y finalmente golpeado y quebrantado por los pecados suyos y los míos.

La gran pasión de David no fue la de hacer grandes cosas sino descubrir la habitación de Dios.

Y así sus sufrimientos y tribulaciones en las experiencias del desierto, llegaron a ser realmente la llave de David, que le abrió la puerta de la habitación de Dios.

Sal 27:4  Una cosa he demandado al SEÑOR, ésta buscaré; que esté yo en la Casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR, y para inquirir en su templo.

Con la llave de David no tratamos de hacer que las cosas sucedan. Debemos siempre esperar que Dios lo haga a Su modo.

Porque la debilidad y el sufrimiento y el rechazo por causa de la verdad, es uno de los ingredientes del santo aceite de la unción. Eso requiere la mirra del sufrimiento para dar el verdadero incienso del ungimiento sobre la cabeza de aquel que se convertirá en vaso de misericordia en los propósitos de Dios.

David reconocía el desatino y la trampa que era actuar por su propia cuenta… El engaño de decidir las cosas que podían parecer provechosas para él, pero, que no estaban de acuerdo con la voluntad de Dios.

Si sabemos que Dios tiene un plan, haríamos mejor en ser diligentes para ir por el camino de Dios, antes que buscar poner por obra ese plan por nuestra propia cuenta. No podemos errar en cuanto al plan de Dios, si andamos por su camino. Pero, podemos estar seguros de errar, si pensamos que conocemos el plan y tratamos de hacerlo funcionar con nuestras propias llaves ingeniosas.

La pereza ante los ojos de los hombres podría asemejarse con mucha frecuencia a la sabiduría interior ante los ojos de Dios. Si se trata del plan de Dios, El hará que suceda a su propia manera y a su propio tiempo.

George Warnock

 

Siete Lámparas de Fuego