Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

La Mujer Extraña

Octubre 19 de 2017  

Somos Hechura Suya

Octubre 4 de 2017  

Dirigido por el Espíritu

Septiembre 23 de 2017

Advertencia Profética Solemne

Esta profecía fue dada al Cuerpo de Cristo a través del anciano hombre de Dios Stanley Frodsham en el Instituto Bíblico Elim en New York (Estados Unidos) en el año 1965. Confirmada por las Escrituras y por los mensajes en el Espíritu de otros hombres de Dios contemporáneos a él.

Canaán Tierra de Fructificación

Septiembre 17 de 2017  

La Vida y la Resurrección PDF Imprimir E-mail

Agosto 6 de 2017

 

LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA

2Co 4:10 llevando siempre por todas partes la mortificación del Señor Jesús en nuestro cuerpo, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestros cuerpos.

2Co 4:11 Porque nosotros que vivimos, siempre somos entregados a muerte por Jesús, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestra carne mortal

Pablo descubrió que cuanto más sufría en su mortalidad, más participaba de la Vida de Resurrección de Jesús.

¿En este tiempo de nuestra mortalidad, no deseamos participar en plenitud del sufrimiento de Cristo, para que en estos últimos sufrimientos podamos conocer como es la manifestación de la Vida de Jesús en nuestra carne mortal? ¿Y que no comprendemos que es solamente en esta vida en la que podemos padecer con los sufrimientos del Señor Jesús?

Los padecimientos de Jesús son los sufrimientos de un verdadero discípulo que siga al cordero donde quiera que Él pueda llevarle. Son los padecimientos de aquellos que tienen el Testimonio de Jesús, y que desprecian sus vidas hasta la muerte, cuando siguen al Cordero. Es solamente en esta vida de nuestra mortalidad cuando podemos asumir nuestra parte de los padecimientos de Cristo. Quiera Dios darnos la Gracia necesaria para tomar ahora nuestra cruz, porque es padeciendo con Él como podemos ser glorificados también con Él – y no habrá ninguna cruz que llevar en la mañana de la resurrección.

Él seguirá brillando sobre nosotros con Su gloria… hasta cuando también estemos llenos con Su Luz, no teniendo ninguna parte de tinieblas. (Lucas 11:36).

Y hasta que toda la Tierra esté llena del conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar (Isaías 11:9).

George Warnock. Siete Lámparas de Fuego.

Col 1:24 Que ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las tribulaciones del Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia;