Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

La Mujer Extraña

Octubre 19 de 2017  

Somos Hechura Suya

Octubre 4 de 2017  

Dirigido por el Espíritu

Septiembre 23 de 2017

Advertencia Profética Solemne

Esta profecía fue dada al Cuerpo de Cristo a través del anciano hombre de Dios Stanley Frodsham en el Instituto Bíblico Elim en New York (Estados Unidos) en el año 1965. Confirmada por las Escrituras y por los mensajes en el Espíritu de otros hombres de Dios contemporáneos a él.

Canaán Tierra de Fructificación

Septiembre 17 de 2017  

El Altar y el Evangelio PDF Imprimir E-mail

Agosto 27 de 2017

 

 

EL ALTAR Y EL EVANGELIO

En el antiguo testamento, altar representaba sacrificio y las condiciones de Dios bajo las cuales Él podía recibirnos, porque no somos aceptables por nuestra propia cuenta. Esto apuntaba al Cordero perfecto del sacrificio, y hoy la única manera que Dios nos recibe es en la vida del Cordero de Dios, nuestro Señor Jesucristo. La obra que hacemos en nuestra propia fuerza, incluso la obra religiosa, no es adecuada ni aceptable. Nuestra vida debe ser colocada en Sus manos: debemos volvernos de nuestro propio camino para dirigirnos en Su dirección y seguirlo a Él en fe. Si vamos a seguir el camino de Dios, nuestros propios hechos deben llegar a su fin. Debemos ser limpiados por Él y hacer lo que Él desea. Esto es completamente opuesto a lo que estábamos haciendo antes.

El camino del Señor no es un camino ancho., es un camino estrecho. Este es el camino de la cruz, un camino que nos llama a morir diariamente a cualquier cosa que Dios no quiera en nosotros.

Jesús no murió por nosotros de manera que pudiéramos seguir haciendo lo que nos gusta. ¡No!

Jesús en fiel obediencia a Su Padre, murió para mostrarnos el camino (porque Él es el Camino), y Él desea llevarnos por el mismo camino que Él caminó. Este camino nos guía a la verdadera bendición de Dios a través de la muerte del hombre viejo y de la vieja naturaleza. La bendición solo se encuentra en la vida de Cristo; solo se puede entrar plenamente si el viejo hombre es destruido.

Con frecuencia la gente le pide a Dios que bendiga lo que ellos están haciendo en vez de hacer lo que Dios está bendiciendo.

Si no estamos limpios delante del Señor, las cosas que estamos convencidos que eran de Dios o para Dios y correctas para hacer, quedarán en nada.

Si estamos involucrados en algo que se origina en el corazón de Dios, entonces el Señor lo mantendrá. Lo que permanecerá y servirá para algo es lo que fluye del corazón de Dios.

El Señor desea incorporarnos en lo que Él está haciendo – empezando en el altar. Jesús dijo que a menos que la semilla caiga en el campo y muera, está no crecerá y será multiplicada. (No llevará fruto).

Martin Stendal. Libro Elías y Eliseo.