Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Ríndete a Sus Planes

Mayo 18 de 2014  

La Paciencia de la Fe

Mayo 8 de 2018  

Palabra Profética

PALABRA PROFÉTICA: Kevin Barret (Estados Unidos, abril 23 de 2018)   Pueblo Mío, oye y escucha a tu Padre celestial hoy. Tengo mucho que decirte en esta última hora, así que toma en serio lo que te diré hoy.  

La Gloria Postrera

Mayo 6 de 2018  

Manto de Humildad PDF Imprimir E-mail

Marzo 01 de 2018

MANTO DE HUMILDAD


Hay ciertas experiencias comunes para los discípulos de Cristo que son desconocidas para la mayoría de los cristianos profesantes de hoy.


Cristo dijo que un discípulo no está por encima de Su maestro, sino que debe hacerse como Su maestro. "Antes de la honra, viene la humildad". Todos los que vienen a Cristo deben dejar de lado el honor, la gloria, la reputación y la estima que ellos tenían en este mundo. Esto es mucho más difícil para los ricos que para los pobres, para los poderosos que para los débiles, para los estimados como sabios que para aquellos sin estima. Para ser un discípulo de Cristo se debe ser reprochado, despreciado, burlado y ridiculizado. Los caminos de Cristo no son los caminos del mundo. Lo que el hombre estima a los ojos de Dios es despreciado. Rendirse para ser guiado del Espíritu de Cristo es abrazar una vida de humildad.


Cuando abrazamos el discipulado, siguiendo a Cristo donde sea que Él conduzca, Él sin duda nos llevará a muchas experiencias humillantes que no hubiéramos elegido por nosotros mismos. Nosotros glorificamos a Dios siendo hallados fieles dondequiera que nos ubique. El espíritu de queja, de descontento, debe ser resistido. Dios honrará a Sus hijos fieles a su debido tiempo. Nuestros tiempos están en las manos de Dios. Aquellos que son fieles como siervos comenzarán a ascender a puestos de honor en la casa en la que trabajan.


Aquellos que deben "vestirse con Cristo" también deben usar esta prenda de humillación. Considere cuántos de los discípulos de Cristo nombrados en las Escrituras fueron acusados de transgresión y sometidos a encarcelamiento, palizas o algo peor. Entre esos estuvieron Pedro, Santiago, Juan, Pablo y Timoteo. Algunos de estos repetidamente fueron contados entre los transgresores. Esta es la suerte y el privilegio de aquellos que siguen los pasos de Cristo. Ceder para ser guiados por el Espíritu como lo fue Cristo, es abrazar una vida de humildad, vergüenza y reproches.


Aquellos destinados a recibir autoridad y poder de gobierno deben ser extremadamente humildes. José fue elegido por Dios para ser elevado a la segunda posición en la nación más grande de la Tierra. Cristo ha sido exaltado a la diestra de Dios, donde todo el poder y la autoridad se le ha dado. Aquellos que pueden soportar pacientemente ser humillados, contentos con el conocimiento de que esa es la voluntad de Dios, prueban por su espíritu sumiso que la voluntad y el placer de Dios es lo más importante en sus mentes.


Hundirse más abajo, volverse humilde y vil a la propia vista, es una gran prueba para el alma del hombre. El alma debe ser aplastada como una aceituna en la prensa de aceite. Hay momentos en que este aplastamiento hace que hasta los hombres piadosos clamen en su angustia. Cuando Cristo vio la copa de sufrimiento que Su Padre le presentó en Getsemaní ("prensa de olivas"), clamó, "Mi alma está muy triste, hasta la muerte ..." (Marcos 14:34). Hundiéndose aún más Cristo pronunció las palabras que siempre glorifican al Padre: "pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieras" (Marcos 14:36).


En el tiempo de Su sufrimiento, leemos de algunos que estaban de pie cerca, escuchando a Cristo decir "Tengo sed", sumergieron una esponja en un poco de vinagre y se la ofrecieron a Cristo para beber. El Rey David, hablando proféticamente en los Salmos, escribió sobre este evento, "Me pusieron hiel por comida; y en mi sed me dieron vinagre para beber". Las palabras " hiel" y "vinagre" describen el vino agrio que los que estaban cerca le ofrecieron a Cristo (Salmo 69:21).



El Espíritu me mostró que la hiel ofrecida a Cristo para beber es un símbolo de las cosas amargas que aquellos cercanos a los discípulos de Cristo les ofrecerán cuando estén soportando la cruz. Qué amargo es tener a los que están cerca de nosotros para agregar a nuestros reproches en un tiempo cuando nuestra alma está siendo aplastada en la prensa.


Es verdaderamente mi esperanza y deseo ferviente que un remanente conserven la gracia del Padre y mantengan el poder en sus vidas y sean alentados a abandonarlas completamente en Sus manos. Él ha declarado que hay "un camino angosto que lleva a la vida, y pocos son los que lo hayan". Sin embargo, Su gracia es capaz de mantener a los más débiles y tímidos de aquellos que le entregan sus vidas. Aunque el camino de los discípulos de Cristo conduce a través del fuego y la inundación, a través de guaridas de leones y por el valle de la sombra de muerte, tenemos un Pastor omnipotente que vela por nosotros. Nunca caminaremos solos.


Si aceptamos las prendas de humildad que Cristo usó, vestiremos las prendas de honor. La hora llegó cuando José fue sacado de la prisión de Faraón. Su ropa fue cambiada una vez más. Faraón hizo vestir a José con vestidos de lino. Él colocó un collar sobre el cuello de José, y un anillo de sello en su dedo. Faraón declaró que en José estaba el Espíritu del Dios Santo. José recibió la gloria por la humillación y el honor por la vergüenza. Esta es la herencia de los vencedores en Cristo.


Que sean bendecidos con paz y comprensión en estos días.


Tomado de Evidencia de cosas Ocultas de Joseph Herrin.