Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

Tropezadero de la Iniquidad

Septiembre 02 de 2018

Llevando La Muerte de Cristo

Septiembre 01 de 2018

Himno Extremo

Agosto 31 de 2018

Los que Sembraron con Lágrimas.

Agosto 10 de 2018  

Más Como Cristo.

Julio 31 de 2018

El Sábado, El Reposo PDF Imprimir E-mail

Marzo 4 de 2018

 

 

SABADO: DIA DE REPOSO


La palabra sábado, tanto en hebreo como en las formas griegas significa el reposo, descansar, cesar del esfuerzo.


Dios desea que todos los hombres lleguen a un estado de reposo delante de Él. Él desea que los hombres cesen de sus propios trabajos y que sólo hagan las cosas que Él les lleva a

hacer. El Señor desea que el hombre llegue al fin de su iniciativa personal; para que el hombre no pueda hacer nada que surja de su propia alma. Este es el día de reposo que Él desea.


Jesús proclamó que Él era el Señor del día de reposo (Mateo 12: 8). Toda su vida fue un ejemplo de verdadero descanso ante el Padre. La esencia de este reposo se encuentra en Sus siguientes palabras juzgo:

Juan 5:30 "no puedo hacer nada por mi propia cuenta, como oigo juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado".


Juan 8:28 “Jesús, por lo tanto, dijo, "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó”;


Juan 8:42 Jesús les dijo: " Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo he salido y he venido de Dios, pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que me ha enviado".


Juan 12:49 "Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me envió me dio mandamiento de lo que digo, y de qué hablar".


Juan 14:10 "¿No creéis que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras".


Cuando un hombre ya no busca su propia voluntad; cuando ya no sigue su propio camino; cuando ya no se guía por su intelecto y razón; cuando él ha muerto a toda iniciativa personal; cuando sólo hace la voluntad del Padre, entonces decimos que ha entrado en el descanso…


Sábado es perfecta obediencia. Se está haciendo precisamente lo que el Padre quiere que el hombre haga, ni más ni menos.


No somos capaces de entrar en el descanso cuando nos negamos a obedecer.


Dios está buscando que el hombre entre también a este lugar de reposo donde no hay iniciativa en ninguna parte de la Creación que no sea la propia iniciativa de Él. Cuando el Padre quiere una cosa, y otros hacen otra cosa, no importa lo noble o bien que parezca, esto se define como esfuerzo. Esforzarse es querer algo que no tiene su origen en la mente del Padre.


El cristianismo se esfuerza continuamente. Siempre están dispuestos a cosas de las que el Padre no está complaciente. Ellos están continuamente creando con sus manos, haciendo cosas que no han recibido por el Espíritu de Dios, no importa cuán nobles o buenas parezcan. Una persona puede compartir el Evangelio con otro ser humano y se esfuerza. Una persona puede sanar a los enfermos y se esfuerza. Una persona puede echar fuera un demonio y se esfuerza. Una persona puede

profetizar y se esfuerza. Una persona puede realizar toda clase de milagros y se esfuerza. ¿Cómo puede ser esto? Cómo podrían hacerse cualquiera de esas cosas sin esfuerzo?


La respuesta se revela en las siguientes palabras de Jesús:


Mateo 7: 21-23 "No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?' Y entonces les declararé: "Jamás os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".


Como ya hemos definido sábado, es entrar en el reposo de Dios. Sábado es hacer solamente lo que el Padre nos lleva a hacer. Ya sea que uno haga un aparentemente buen acto, o un acto malo, todavía es una violación del día de reposo, si el Padre no es el originador del mismo. Cualquier actividad que surge de la propia iniciativa del hombre, incluso aparentemente buenas acciones, es una violación del día de reposo.


"Está escrito: "El hombre no vivirá sólo de pan, sino

de toda palabra que sale de la boca de Dios".


Jesús entendía este asunto del sábado y hacer la voluntad del Padre, y Su respuesta a Satanás aborda este muy importante punto. En esencia, dijo: "La vida verdadera se encuentra en hacer sólo aquellas cosas que Dios nos revela a nosotros".


En otro lugar Jesús dijo: "Mi alimento es hacer la

voluntad del Padre que me envió" (Juan 4:34).

El cristianismo se está ejecutando sobre la iniciativa personal. Hay poca consideración a la voluntad del Padre. Las personas sólo tienen en cuenta lo que pueden hacer, sin considerar si es la voluntad del Padre. Por esta razón, aparecerá la mayoría ante el Señor en ese día de juicio, y escucharán: "Apartaos de mí, hacedores de iniquidad".


Entrar en el descanso del sábado de Dios es abrazar la muerte a la iniciativa. Estamos en reposo cuando todo lo que el Padre quiere se convierte en nuestra voluntad. Nosotros estamos en reposo cuando no tenemos iniciativa propia, no tenemos voluntad propia en ningún asunto. Incluso si discernimos que la voluntad del Padre nos llevará a lugares que son dolorosos, debemos buscar anunciar, al igual que Jesús, "Sin embargo, no se haga mi voluntad, sino hágase Tu voluntad". Este es el descanso del sábado.


Apartes del libro El Sábado de Joseph Herrin.