Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Últimos Contenidos

El Discipulado Perfecto.

Septiembre 25 de 2018

Cristo Compañero Constante

Septiembre 23 de 2018  

Tropezadero de la Iniquidad

Septiembre 02 de 2018

Llevando La Muerte de Cristo

Septiembre 01 de 2018

Esperando Su Manifestación Gloriosa PDF Imprimir E-mail

Octubre 14 de 2018

 

ESPERANDO SU MANIFESTACIÓN GLORIOSA.

Tit 2:13 esperando aquella esperanza bienaventurada, y la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesús, el Cristo.

Tit 2:14 Que se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y limpiar para sí un pueblo propio, seguidor de buenas obras.

Col 1:27 que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

Es la esperanza del pueblo de Dios, el mismo deseo y plan del corazón del Padre, que Cristo, Su amado Hijo, aparezca en nosotros y despertemos a Su semejanza; la manifestación de los hijos de Dios, que no es otra cosa, sino, Cristo manifestándose a través de Su pueblo, para libertad gloriosa de toda la creación, para venir a restaurar todas las cosas y establecer Su Reino en la tierra por los siglos de los siglos.

Las trompetas han estado sonando, llamando a Su pueblo a verdadero arrepentimiento y aflicción del alma; arrepentimiento porque hemos estado al control, porque hemos resistido Su santo Espíritu, hemos seguido en nuestros propios caminos y obras, yendo en pos de nuestra imaginación, de los deseos del mundo y de la carne; arrepentimiento para que dejemos de hacer lo malo, y el Señor, sea verdaderamente el Señor. Arrepentimiento de andar buscando lo propio y estar salvando nuestras vidas, de andar invirtiendo en la vanidad y en la mentira, en lo terrenal y temporal, en lo perecedero.

Luc 6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?

Mat 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

¡AH! Pero esto no podrá conseguirse por ninguna cantidad de esfuerzo del hombre; es una tarea que SOLAMENTE podrá y será realizada por el Espíritu del Señor, por Su Gracia infinita.

Sal 33:16 El rey no es salvo con la multitud del ejército; no escapa el valiente con la mucha fuerza.

Sal 33:17 Vanidad es el caballo para la salud; con la grandeza de su fuerza no librará.

Sal 33:18 He aquí, el ojo del SEÑOR sobre los que le temen, sobre los que esperan su misericordia;

Sal 33:19 para librar sus almas de la muerte, y para darles vida en el hambre.

No es una tarea de la carne, es una tarea del Señor, es Su obra, es para Su Gloria; es para quienes temen Su Nombre y esperan en Su misericordia; y ¿Por qué esperan en Su Misericordia? Precisamente porque saben, porque lo experimentan y viven, (por los tratos y la escuela del Señor), que no pueden cumplir por sí mismos, que es imposible para ellos; pues han sido llevados al final de sus capacidades, de sus fuerzas, para entender y experimentar que sólo en el Señor hay fuerza; para saber que no se heredará la tierra por espada, que no es con ejército; sino que el poder del Señor se perfecciona en nuestra debilidad, cuando hemos sido llevados a la nada, al final de nosotros mismos, para que no sea yo, sino Cristo en mí.

Escuchemos la siguiente promesa:

Sal 138:8 El SEÑOR cumplirá por mí; tu misericordia, oh SEÑOR, es para siempre; no dejarás la obra de tus manos.

Hermanos, es la estéril que dará a luz siete (número que significa perfección); es la tierra seca donde brotarán los manantiales de agua de Vida; es el desierto el que será tornado en Paraíso. Que el Señor nos dé el entendimiento y la Gracia de cesar y de desistir, de tratar de agradarle a Él con esfuerzos propios.

Sólo Cristo puede hacer lo que es agradable al Padre; y sólo Cristo lo puede hacer en nosotros y a través de nosotros. Escuchemos:

Heb 13:20  Y el Dios de paz que sacó de los muertos al Gran Pastor de las ovejas por la sangre del Testamento eterno, al Señor nuestro Jesús,

Heb 13:21  os haga perfectos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesús, el Cristo, al cual es la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Solamente Él puede perfeccionarnos, llevarnos a Su estatura y medida, a aprender la obediencia; SÓLO ÉL PUEDE HACER EN NOSOTROS LO QUE ES AGRADABLE DELANTE DEL PADRE; es por eso, que toda la Gloria es para Él, y sólo para Él; y es a través de muchas tribulaciones, es a través de mucho fuego, de Su disciplina, de Sus tratos maravillosos y terribles para la carne.

Act 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y enseñándoles que es necesario que por muchas tribulaciones entremos en el Reino de Dios.

Que se nos conceda el entendimiento, de saber, que si no participamos ahora de Sus sufrimientos, tampoco participaremos de Su Gloria.

1Pe 4:12 Carísimos, no os maravilléis cuando seáis examinados por fuego, (lo cual se hace para vuestra prueba), como si alguna cosa peregrina os aconteciese;

1Pe 4:13 mas antes en que sois participantes de las aflicciones de Cristo, gozaos, para que también en la revelación de su gloria os gocéis en triunfo.

Ahora, cosa que ojo no vio, ni oído oyó, ni ha subido en corazón de hombre, es lo que el Señor ha reservado para los vencedores.

Rom 8:18 Porque tengo por cierto que lo que en este tiempo se padece, no es de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.

Rom 8:19 Porque la esperanza solícita de las criaturas espera la manifestación de los hijos de Dios.

El único camino a la Gloria es la cruz; la participación de Su muerte, para participar de Su Vida y Resurrección.

2Co 4:10 llevando siempre por todas partes la mortificación del Señor Jesús en nuestro cuerpo, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestros cuerpos.

2Co 4:11 Porque nosotros que vivimos, siempre somos entregados a muerte por Jesús, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestra carne mortal.

¿Sabías que para eso hemos sido llamados, que para eso estamos puestos?

1Tes 3:3 para que nadie se mueva en estas tribulaciones; porque vosotros sabéis que nosotros somos puestos para esto.

1Pe 4:1 Pues que el Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento; que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado;

1Pe 4:2 para que ya el tiempo que queda en la carne, viva, no a las concupiscencias de los hombres, sino a la voluntad de Dios.

Hermanos, la única manera de cesar de pecado, de cesar de hacer nuestra propia voluntad, es mediante los tratos y el fuego purificador del Espíritu, padeciendo en la carne.

¿Deseamos realmente participar de Su Nombre, de Su naturaleza? Esta es la respuesta del Señor, la misma que le dio a Ananías, cuando le pidió ir a orar por Pablo:

Hech 9:15 Y le dijo el Señor: Ve, porque vaso escogido me es éste, para que lleve mi Nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

Hech 9:16 porque yo le mostraré cuánto le conviene que padezca por mi Nombre.

¿Seremos profanos como Esaú, menospreciando la primogenitura, la herencia, y cambiándola por seguir el camino ancho de agradar la carne, y salvar nuestras vidas?

Oremos:

Padre celestial, gracias que lo que es imposible para el hombre, es posible para ti; gracias que no eres hombre para mentir, y que tus promesas son sí y Amén en Cristo. Gracias por tu gracia, que es tu poder para hacer por nosotros, lo que no podemos por esfuerzo propio; esperamos en tu misericordia, ya que no podemos cumplir por nosotros mismos y tú has prometido cumplir a favor nuestro, porque para siempre es tu misericordia y no dejarás la obra de tus manos.

Guíanos en esta hora de entrada a Tabernáculos, a un verdadero arrepentimiento, y a afligir nuestras almas, para ser dignos de Tu Reino, y de no ser hallados desnudos en nuestros propios caminos y obras, sino cubiertos con y vestidos de Cristo.

Que cesemos de pretender y querer perfeccionarnos por la carne.

Para ti es toda la Gloria.