Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

¿Soy Pastor? PDF Imprimir E-mail

Junio 20 de 2011

 

 

 

¿Soy pastor?


Entonces caminaré de la mano del Dios del cielo, como lo hizo mi Señor Jesús cuando estuvo entre nosotros. (Esta empero es la vida eterna: que te conozcan [el] único Dios verdadero, y al que enviaste, Jesús, [el] Cristo.)

Me reuniré con mis hermanos donde el Espíritu de Dios nos indique, sin llamar iglesia un sitio construido con ladrillo y cemento, ni a mi propia doctrina basada en normas y ritos. (Y viendo la multitud, subió en el monte; y sentándose, se llegaron a él sus discípulos).

Les enseñaré a mis hermanos que el término “pastor” no es una vana repetición; es un estado del corazón, que viene directamente de la misericordia de Dios, después que nuestro hombre de pecado sea destruido. (YO SOY el buen pastor; el buen pastor su alma da por [sus] ovejas.)

Me reposaré y mis enseñanzas serán dadas por el Espíritu Santo y entenderé que no es necesario, establecer horarios, organizar agenda, ni preparar sermones.(Y cuando os trajeren [para] entregaros, no premeditéis qué habéis de decir, ni [lo] penséis; mas lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.)

Pediré discernimiento al Dios del cielo para no dividir la iglesia en la tierra, haciéndome un nombre o dividiendo las ovejas, renombrándolas con una razón social. (¿Está dividido el Cristo? ¿Fue colgado en el madero Pablo por vosotros? ¿O habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?).

Tendré misericordia de los pobres y les enseñaré que la palabra “diezmo” significa entregar nuestra vida a cristo para que Él tome nuestra pobre naturaleza y nos multiplique su naturaleza hasta tener la mente que estaba en El. (¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y diréis: ¿En qué te hemos robado? [En] los diezmos y las ofrendas). Diré a mis hermanos que le robamos a nuestro Dios la honra, el poder y la gloria y decidimos ofrendar nuestra vida al príncipe de este siglo, revelándonos contra nuestro Creador)

Entenderé que cuando la palabra nos habla de ser el menor no significa enseñorearnos de las ovejas y ser el director de un grupo de persona, sino más bien significa morir a mis propios proyectos y buenas obras y buscar la obra de Dios en mí. (Mas no será así entre vosotros: antes cualquiera que quisiere hacerse grande entre vosotros, será vuestro servidor; y cualquiera de vosotros que quisiere hacerse el primero, será siervo de todos)

Señor y si por su gracia y misericordia logro hacer algo guárdame de envanecerme y que los hombres me llamen pastor y me enaltezca: Y él me dijo: Mira que no lo hagas, porque yo soy siervo contigo, y con tus hermanos los profetas, y con los que guardan las palabras de la profecía de este libro. Adora a Dios.