Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Jesús tenía un plan PDF Imprimir E-mail

Junio 22 de 2011

JESÚS TENÍA UN PLAN


Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud,
dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto
decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer” (Juan 6:5-6).
Jesús puso a un lado a Felipe y le dijo: “Felipe, acá hay miles de personas.
Todas tienen hambre. ¿Dónde vamos a comprar suficiente pan para alimentarlos?
¿Qué crees que deberíamos hacer?

¡Qué amor tan increíble el de Cristo! El versículo arriba citado nos dice
que Jesús siempre supo lo que iba a hacer. Sin embargo, el Señor estaba
tratando de enseñarle algo a Felipe y la lección que le estaba dando se
aplica a nosotros el día de hoy. Medite al respecto: ¿Cuántas personas en el
cuerpo de Cristo se quedan despiertas hasta la medianoche intentando hallar
solución a sus problemas? Pensamos: “Quizás esto funcione. No, no, quizás
aquello lo solucione. No…”

Felipe y los apóstoles no sólo tenían un problema de falta de panes. Tenían
un problema de falta de panaderías…y un problema económico…y un problema
de distribución…y un problema de transporte…y un problema de tiempo.
Júntelos todos y verá que tenían más problemas de los que pudieran incluso
imaginar. Su situación era absolutamente imposible.

En todo momento, Jesús sabía exactamente lo que iba a hacer. Él tenía un
plan. Y lo mismo es cierto para sus problemas y dificultades hoy. Existe un
problema, pero Jesús ya conoce la situación completa. Y Él viene a usted
preguntando: “¿Qué piensas hacer respecto a esto?”.

La respuesta correcta por parte de Felipe, hubiera sido: “Jesús, Tú eres
Dios. Para ti no hay nada imposible. Así que te entrego este problema a ti. Ya
no es mío, sino tuyo”.

Eso es exactamente lo que debemos decirle a nuestro Señor hoy, en medio de
nuestra crisis: “Señor, Tú eres el hacedor de maravillas y yo voy a
rendirte todas mis dudas y temores. Te encomiendo toda esta situación, mi vida
entera, a tu cuidado. Sé que no permitirías que desmaye. De hecho, Tú ya
sabes lo que vas a hacer respecto a mi problema. Confío en tu poder.