Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

En Ánimo de Lucha PDF Imprimir E-mail

Septiembre 15 de 2011

 

EN ÁNIMO DE LUCHA

by David Wilkerson

Esaú saldría primero del vientre de su madre -un bebé cubierto de pelo (su

nombre significa "velludo”). Sin embargo, Jacob, su hermano gemelo, tomó su

talón mientras todavía estaba en el vientre. ¡Qué sorpresa debe haber

tenido la partera cuando vio venir a Esaú con una pequeña mano agarrándole

el talón!

“En el seno materno agarró a su hermano por el talón, y cuando creció

luchó con un ángel y logró vencerlo. Luego lloró, y cuando lo encontró en

Betel le rogó. Allí él habló con nosotros;" (Oseas 12:3-4).

¡En este pasaje muy breve acerca de Jacob, el profeta Oseas resume la manera

de vencer y prevalecer con Dios!

El mensaje de Oseas fue: "¡Aquí estaba un hombre ávido de Dios, con hambre

de todo lo que Dios tenía para él!" Jacob salió de la matriz con espíritu

de lucha, ¡anhelando las bendiciones de Dios! Había algo así como un

instinto divino en este niño. Era como si le dijera a Esaú: "Hermano, si

usted no quiere la plenitud de Dios, Yo sí. ¡Fuera de mi camino! ¡No me voy

a quedar atrás de las bendiciones de Dios!"

¡La primogenitura y la bendición que Jacob deseó a lo largo de su vida

representan todas las bendiciones que están en Cristo Jesús! Sin embargo,

Jacob no iba detrás de la doble porción de la riqueza de su padre, ni tampoco

detrás de la promesa de la tierra. No, Jacob quería algo más. Él quería la

bendición de Dios para que ¡él pudiera estar en el linaje del Mesías! Él

quería la bendición del sacerdocio. Esto significa no sólo ser sacerdote del

clan, sino también ¡ser capaz de bendecir a otros!

Vemos este ministerio sacerdotal a través de Génesis 27, cuando Isaac impuso

sus manos sobre Jacob y lo bendijo: "… que tu alma me bendiga "(Génesis

27:19); esto significaba el gran honor de tener la mano de Dios sobre él y

¡poder para bendecir a otros!

Amados, ¡esto es lo que se requiere de los creyentes en estos últimos días!

Dios quiere levantar a un pueblo que no se preocupe sólo de su propio

sustento, de tener una casa o de conducir un buen auto. Él está buscando a

aquellos que están ávidos de las bendiciones de Dios, no para su propio

beneficio ¡sino para que sean usadas por Él para bendecir a otros!