Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Dios Responde a la Oración con más de lo Esperado PDF Imprimir E-mail

Septiembre 22 de 2011

¡DIOS RESPONDE LA ORACION CON MAS DE LO ESPERADO!

by David Wilkerson

Una de las frases más escuchadas en la iglesia es “¡Dios responde la

oración!” Sin embargo ésta es un verdad a medias. La verdad es que “Dios

responde la oración con más de lo esperado!

Oseas profetizó a Israel “Ustedes que han caído por su pecado pero aún son

pueblo de Dios” (ver Oseas 14:1). “Llevad con vosotros palabras de súplica,

volved a Jehová y decidle: «Quita toda iniquidad, acepta lo bueno, te

ofreceremos la ofrenda de nuestros labios.” (Oseas 14:2).

La oración de Israel fue simple. Todo lo que ellos le pidieron a Dios fue que

quitara su pecado y que los recibiera con gracia. “¡Señor ten misericordia!

Límpianos y recíbenos bajo Tu gracia.” ¡Dios no solamente los limpió y

recibió con gracia sino que Él también añadió bendiciones que fueron más

allá de su imaginación!

“Yo los sanaré de su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se

apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío: él florecerá como lirio y

hundirá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, su gloria será

como la del olivo y perfumará como el Líbano. Volverán a sentarse a su

sombra; serán vivificados como el trigo y florecerán como la vid; su olor

será como de vino del Líbano” (Oseas 14:4-7).

El rocío del cielo (14:5) es la presencia del Señor. Hasta ese momento había

sequía y todo estaba desvaneciendo porque el favor del Señor se había

apartado. Pero ahora, debido al arrepentimiento verdadero y a la oración

proveniente de un corazón honesto, Dios dijo que Él traería vida a todo

lugar. ¡Israel no solamente fue perdonado sino también revivido! Ellos ahora

estarían bien cimentados, expandidos y prosperados!

Todo lo que ellos pidieron fue misericordia, perdón y aceptación. En su

lugar, ¡Dios abrió las ventanas de los cielos y derramó sobre ellos

bendiciones que ellos nunca esperaron recibir! ¡Dios respondió su oración

sobreabundantemente!

¡Dios ha hecho lo mismo por usted! Cuando usted se arrepintió, todo lo que le

pidió a Dios fue un corazón limpio, perdón y paz. Sin embargo, observe cómo

Él ha contestado su oración rebasando sus peticiones: Él le dió un corazón

hambriento -¡hambre por más de Jesús! Él le dió ojos para ver y oídos para

escuchar. Él lo ha protegido del diablo malvado y ha inundado su alma con

esperanza, gozo y felicidad!

¡Usted solamente pidió ser salvo y limpio, y Dios ha derramado sobre usted

bendición tras bendición! ¡Él le ha contestado sobreabundantemente!