Translator

Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French German Greek Hebrew Hindi Italian Portuguese Russian

Por el Gozo Puesto Delante de Él. PDF Imprimir E-mail

Octubre 09 de 2017

POR EL GOZO PROPUESTO DELANTE DE ÉL

Consideremos al Maestro mismo, cuando estaba en el tribunal de Pilato. ¿Cuál fue Su actitud? ¿Acaso llamó a la pequeña tropa de discípulos a ceñir cada uno su espada? No; Él miraba por encima de Pilato y de Herodes, de los principales sacerdotes y de escribas, y podía decir: La copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber? (Juan 18:11). Esto es lo que guardaba Su Espíritu tranquilo, al mismo tiempo que miraba hacia adelante, hacia el futuro, y podía decir: Desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes de cielo (Mateo 26:64). Aquí vemos un poder real sobre las cosas presentes. El Reino milenario con todos sus indecibles regocijos, con todas sus glorias, brillaba en el futuro de su luz y resplandor eternos, y la mirada del Varón de Dolores se fijaba en él durante esas horas sombrías.

Querido lector cristiano, Cristo es nuestro modelo, como Él, debemos enfrentar las pruebas y dificultades, los oprobios, los reproches y el abandono. Miremos todo a la luz del futuro. Esta leve tribulación momentánea – dijo uno que sufrió mucho-, produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria. (2 Corintios 4:17). Y todavía: Más el Dios de toda gracia, que nos llamó a Su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca (1 Pedro 5:10). Y el Señor mismo dice: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? (Lucas 24:25-26). Sufrir viene primero y la gloria le sigue; y aquel, por su propia iniciativa, quisiera desviar el filo de los oprobios y los sufrimientos actuales, mostraría que el Reino venidero no es lo que llena su alma, y que el presente actúa más en él que el futuro.

¡Ojalá que podamos experimentar más la realidad las cosas de arriba, mientras atravesamos este sombrío valle de lágrimas! El corazón y el espíritu desfallecerían si no fuéramos sostenidos por la esperanza de gloria, la que, gracias a Dios, no avergüenza, pues el Espíritu es las arras de ella en nuestros corazones.

C.H. Mackintosh. La Vida de David.

Isaías 53:11 (RVR1960) Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho…