El hisopo que nace en la pared Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

(E-Book) Uno es el camino del creyente, y otro, el de Dios, cada quien decide cuál es el camino que quiere conocer y recorrer.

 

 

 

“TE RUEGO QUE ME MUESTRES TU CAMINO, PARA QUE TE CONOZCA...”
(Éxodo 33:13).


“SUS CAMINOS NOTIFICÓ A MOISÉS, Y A LOS HIJOS DE ISRAEL SUS OBRAS”
(Salmo 103:7).

DECARGAR E-BOOK COMPLETO EN PDF

Última actualización el Miércoles, 13 de Abril de 2011 20:24